Alberto Sotillos: “La desaparición práctica del PSOE puede decidirse en las próximas elecciones”

Alberto Sotillos le política le viene de familia. Hijo de Eduardo Sotillos, es militante del Partido Socialista en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. La repercusión  de este joven sociólogo ha aumentado notablemente en este último año,  al presentarse como precandidato a las primarias nacionales, en las que Pedro Sánchez se convirtió en secretario general del partido, y a las madrileñas, en las que Tomás Gómez, revalidó su cargo como secretario general de los socialistas en Madrid.

En ninguno de los dos comicios consiguió los avales necesarios para conseguir presentar su candidatura oficialmente. Pese a estos resultados, Sotillos considera que ambas actuaciones han sido útiles, sobre todo para demostrar lo anticuado y alejado de la realidad democrática que se encuentra el funcionamiento interno de su partido. Desde Politicyl nos hemos desplazado hasta Madrid para charlar sobre su visión de la actualidad política.

Alberto Sotillos durante el transcurso de la entrevista en Madrid (Politicyl: Sergio M. Fernandez)

Alberto Sotillos durante el transcurso de la entrevista en Madrid (Politicyl: Sergio M. Fernandez)

Pregunta (P) ¿Por qué no consiguió los avales para convertirse en candidato?

Respuesta (R). Por mil millones de cosas. Lo primero es que necesitas que lo recojan. Conseguir el número de avales moviéndote por España, por mucho que tengas voluntarios es imposible. Son voluntarios que trabajan de 9 a 18 y un responsable, por ejemplo, de Cádiz puede hacer algo, pero es imposible que recorra toda la provincia. A los avales solo llegan aquellos que tienen una estructura de aparato. Pedro Sánchez tenía más aparato, más avales, Eduardo Madina tenía un poco menos de aparato, menos avales. Izquierda Socialista tenía la estructura muy pequeña y por eso llegó por los pelos. Si nosotros no tenemos esa estructura y solo dependemos de la voluntad de los militantes, pues es imposible, salvo que haya una hecatombe. Eso es lo que quisimos demostrar, hicimos una campaña al máximo nivel y llegamos entre 5.000 y 6.000 porque la cifra exacta no la sabemos.

P. ¿Que el aval sea físico dificulta mucho la tarea?

R. Esa es otra, el aval físico hay que darlo al secretario de organización para que lo entregue. Entonces, ¿quién avala a quién? Si quisieras enviarla por Internet, tendrías que imprimirlo, pegar tu DNI… Es decir, un procedimiento antediluviano. En cambio, para firmar el código ético lo haces a través de Internet con una aplicación de Google. ¿Por qué para firmar el código ético te vale con nombre, DNI y una firma en Google y para los avales no? Si se quiere, se puede. Pero como no se quiere, no se puede.

P. ¿Ha recibido algún trato de exclusión?

R. Sí, eso es evidente. Dejas de estar en los sitios, de recibir llamadas, pero dentro de su lógica es lógico. Lo sensato sería lo contrario: aprovechar toda la gente trabajando para sumarla a un proyecto, pero no es el modelo de este partido, por lo que es comprensible que te ocurra esto. Yo no critico que lo hagan, tampoco esperaba menos. No puedes presentarte y decir las cosas como son y que esas personas, cuando ganen, no traten de eliminar esa voz. Como he dicho, entra en su forma de hacer política.

P. ¿Estos aspectos pueden acabar siendo una pérdida irresoluble para el PSOE?

R. Hay un punto de no retorno, el cual ya se ha superado. La desaparición práctica, que no real, como opción de gobierno está en las últimas. Estas son las últimas elecciones en las que el PSOE se juega mucho. Si municipalmente consigue algo, podrá aguantar más. Pero si en estos resultados se hunde, aunque solo sea económicamente el PSOE necesitará un cambio.

Hay una deuda de 60 millones de euros y entre 70 y 80 contando al PSC. Si el PSOE cae, como puede preverse en las municipales, pierde otra gran cantidad de los ingresos de aquellos concejales que donan una parte de su sueldo al partido. Sin ese dinero es insostenible, salvo que haya condonaciones bancarias, pero si les debes más millones a los bancos jamás vas a poder hacer política socialista y si has perdido el espacio de representación, al final dejas de ser útil.

El último arma, el que muchos aseguran que hay que agarrarse, es el de un pacto de gobierno con el Partido Popular. Respecto a esta última idea, si yo soy Pablo Iglesias favorecería ese pacto con todos mis esfuerzos, mediáticamente daría todos los ánimos para que el Partido socialista gobernara junto al Partido Popular.

La perspectiva del PSOE es bastante complicada. La única opción pasa por ganar el espacio que deja Podemos, que es el de la participación directa democrática y nuevas formas de hacer política. Podemos aún no puede hacer democracia directa, excepto donde tiene círculos y estos son un poco estructurados. Dentro de tres años sí va a poder y le ganas ahora con la participación y la transparencia o pierdes esa guerra también y ya no te queda ninguna.

Alberto Sotillos durante el transcurso de la entrevista. (Politicyl: Sergio M. Fernández)

Alberto Sotillos durante el transcurso de la entrevista. (Politicyl: Sergio M. Fernández)

P. ¿Cómo se puede mejorar el funcionamiento interno del partido?

R. Con apertura. Hay una apertura teórica que luego no es real. Si quieres unas primarias, las haces bien. Sin avales y con dos vueltas. Yo recuerdo todavía quien decía en el Partido que es que sin avales se podía presentar cualquier ‘friki’. Lo cual es un insulto para la militancia porque solamente se pueden presentar militantes. El modelo de primarias actuales es contrario a la participación. Parece que es posible cuando en realidad está preparado por el aparato para que no se llegues al mínimo de avales.

P. En un partido tan grande como el del PSOE, ¿cómo consigues que participen las bases?

R. Es tan fácil como que se hagan votaciones o con urnas en las sedes o a través de una plataforma online para algunas decisiones clave. No es tan difícil dar la opción de ir a votar o no. Si queremos reformar un estatuto, que sea votado por todos, pero no una conferencia política con delegados donde estos son elegidos por el mismo sistema que elige a los cargos públicos.

Al final solo deciden las personas de la clase media, que son los acomodados de los partidos políticos, a los que les da lo mismo gobernar que ser oposición porque siempre estarán colocados. Esa es la zona acomodada que nunca votará en contra de los privilegiados. El único que realmente puede hacer democracia participativa es el Partido Socialista y si no lo hace es porque no quiere.

P. ¿Con esta democracia participativa se pierde eficiencia organizativa de un partido político?

R. En absoluto. Las decisiones pueden tomarse en consenso y no por ello se pierde efectividad o se retardan las decisiones. La ejecutiva puede trabajar a partir de lo decidido por el partido sin necesidad de que se vote cada decisión, lo que pasa es que luego tiene que rendir cuentas si se desvía de lo acordado por el partido. Hay unos procesos revocatorios asociados que son perfectamente eficaces y participativos. Se trata de establecer plazos en todos los procesos para ser resolutivos.

P. ¿Cómo puede convencerse a la gente para que le vote, cuando quiere ofrecer herramientas similares a las de Podemos y mientras ellos ahora están en auge, el PSOE ha perdido credibilidad?

R. Podemos se está ‘castizando’ cuando habla de la efectividad para obtener el poder, frente a las formas democráticas para obtener los mismo resultados. El PSOE siempre había hecho eso, lo importante es gobernar porque gobernando se cambias las cosas. Y esa frase tiene mucho peligro si se sacrifican las formas por gobernar. Yo aplaudo el lado más Echenique del partido que dice  “¿para qué gobernar si el objetivo es el poder por el poder?”.

Ya no estamos en la época del “creo en este político”. Ahora queremos una persona que haga lo que hemos decidido y que podamos controlarlo. Hay que aprovechar este espacio que nos está dejando Pablo Iglesias por obcecarse en la efectividad. Nosotros ya hemos pasado por ese error. El primer Pablo Iglesias abría en los pueblos escuelas para alfabetizar a la sociedad, para que pudieran leer, escribir y pensar en quién se podía confiar en una nueva sociedad. No era gobernar, sino crear una sociedad que permitiese un gobierno de izquierdas. Y eso es lo que no está haciendo ni el PSOE ni ningún otro. Nosotros entendemos que ese es nuestro objetivo, crear una nueva mayoría social alfabetizando en términos digitales o en democracia participativa directa.

P. ¿Pedro Sánchez es vieja política con una cara nueva?

R. Son vieja política, como bien dijimos en las primarias. Al final cerró la participación por mucho que se haya aplaudido que hayan votado 40.000 personas. Realmente, ha sido un candidato del aparato el que ha obtenido la victoria aunque de una forma más bonita de hacer lo que antes se hacía.

Pedro Sánchez durante un acto institucional. Fuente: http://www.eldiario.es

Sale más en prensa que Rubalcaba, tiene más titulares que Rubalcaba, pero al final el fondo ideológico se sitúa igual pero mucho mejor vendido. Evidentemente sí puede tener un tirón electoral pero muy momentáneo. Alguien preguntará “¿y después del titular qué hay?” porque eso te dura cinco o seis meses.

P. Con esta crisis en la que está sumido el PSOE, ¿Qué tiene que hacer Pedro Sánchez para no ir abocado al fracaso?

R. Queda retratado en el acto de celebración de Suresnes. No solo porque estuvieran Felipe GonzálezAlfonso Guerra y Pedro Sánchez, sino porque el mensaje que se repitió es el que viene hasta ahora: “Tenemos que ir a la mayoría social, hay que ir al centro ideológico”. Ese es el error más absoluto que se puede tener en un partido, perseguir la mayoría social. Las mayorías sociales no están, se crean.

Ir detrás de los votos y de los votantes aunque sean contrarios a los principios del partido es lo que está haciendo el PSOE desde hace 8 años. Eso te sirve para ganar unas elecciones, un eslogan como el de ZP te vale para unas segundas, pero no para ganar unas terceras. O te quedas donde estás y convences para que vengan a ti, o no tendrás nunca un proyecto ganado.

P. Antonio Miguel Carmona para la alcaldía y Tomás Gómez para la presidencia de la Comunidad de Madrid ¿Hubo otra opción en el PSOE?

R. No, estaba preparado para que no pudiera salir nadie más. Cuando estipulas un 5% de avales para presentarte en nacionales, 10% en regionales y un 20% en las municipales vas reduciendo la posibilidad de participación cada vez más.

Fuimos tres los que nos presentamos, además de Gómez, en la Comunidad de Madrid. Nosotros dijimos que es matemáticamente imposible porque porcentualmente se necesita un 10% de las firmas y no hay límite por arriba. Gómez recoge 7.000 de los 15.000 militantes y muchos no participan, por lo que es prácticamente imposible que el resto llegue a los 1.500 necesarios para poder presentarse.

P. ¿Pero por qué cambió de mentalidad Tomás Gómez ante la posibilidad de hacer primarias abiertas?

R. En enero era el máximo defensor de las primarias abiertas, decía que tenían que ser cuanto antes y que eran necesarias para todos. De hecho, los mismos que lo defendían, ahora nueve meses después han cambiado de opinión.

Lo único que ha cambiado en este tiempo es el nuevo secretario general, por tanto hay que asociar el cambio al único parámetro que ha cambiado que es Pedro Sánchez y el posicionamiento de Gómez con él. Evidentemente, es más fácil salir elegido con unas primarias cerradas y con un 10% de avales, que las primarias sin avales y dos vueltas. 

P. El PSOE está en crisis en Madrid ¿Cree que la figura de Carmona puede servir para cambiar la dinámica?

R. Depende de quien ponga el Partido Popular como candidato a la alcaldía. Con Ana Botella la probabilidad de ganar era mayor, si acaban poniendo una Cristina Cifuentes o una Soraya Sáenz de Santamaría, todo se complicaría más. Tampoco Podemos se presenta a la alcaldía, lo que sería otra ventaja.

Antonio Miguel Carmona, candidato del PSM a la alcaldía de madrid. Fuente: caballerozp.com

Sí que hay una posibilidad real de que Carmona acabe siendo alcalde de Madrid, pero posiblemente vaya a necesitar pactos: o por un lado con los populares, que espero que no sea así, o con los populismos que él decidiera. La mayoría no la conseguirá y va a necesitar a Izquierda Unida como mínimo.

P. ¿Es posible la opción de pactar con Ganemos?

R. Si existe alguna duda se someterá a votación dentro del partido, pero lo lógico es que si se puede recuperar Madrid para la izquierda, no se tenga ningún problema en pactar con movimientos sociales de participación democrática. Además, como Podemos no tiene símbolo, debería ser incluso más fácil.

P. ¿Y si la cara visible es Juan Carlos Monedero?

R. No creo que Monedero se presente como Ganemos. Hay que esperar, pero Carmona tiene la ventaja de ser el único candidato fijo y eso te da ventaja. Todo se ajustará según las candidaturas de cada uno.

La gran merma que tiene el Partido Socialista es la credibilidad y con estas actuaciones la rompe más. En función de lo que haga Podemos en Madrid puede arrasar con todas las formaciones de izquierdas.

P. ¿Caja Madrid, Bankia y las tarjetas black hicieron daño al PSOE?

R. Sí, inevitablemente. Los partidos de la llamada ‘casta’: PP, PSOE y sindicatos por motivos obvios e incluso IU estaban implicados. Sí es cierto que han expulsado a los consejeros pero muchos de ellos han dicho que gran parte del uso de su tarjeta no era propio sino para el partido, y Pedro Sánchez no ha considerado necesario investigar las acusaciones de Virgilio Zapatero o Nacho Varela, incluso él se benefició de esa merma hipotecaria. Tampoco se han puesto medidas para que no vuelva a suceder. Esa es la parte que realmente falta. Hasta que no tengamos eso, no podremos decir a la ciudadanía que somos totalmente transparentes y limpios.

Alberto Sotillos durante el transcurso de la entrevista en Madrid (Politicyl: S.M.F.)

Alberto Sotillos durante el transcurso de la entrevista en Madrid (Politicyl: S.M.F.)

P. ¿Y qué va a ocurrir en una plaza tan importante como Andalucía?

R. En Andalucía, el Partido Socialista está, por decirlo así… Muy enraizado. Esta es una ventaja competitiva respecto al resto, en las últimas europeas Díaz salió como la gran vencedora, pero había perdido 400.000 votos. Ese reducto quedará ahí, pero el Partido Socialista Andaluz necesita la misma ‘refundación’ que el resto del partido además de hacer una limpieza que si no la haces, te la van a hacer. Si no tienes mecanismos de control, que no los hay, te volverá a ocurrir. El caso más claro es el de las ‘Black Card’, pero con los ERE pasa lo mismo, podría volver a ocurrir perfectamente. ¿Se han echado a los culpables? Sí, pero no se ha puesto ningún mecanismo para evitar que vuelva a pasar de nuevo.

El problema es que las revoluciones son muy abruptas, hay que cambiar todo y se habla de la ‘casta’, pero si la ‘casta’ no es capaz de regenerarse a sí misma, habrá que cambiarla desde fuera. Andalucía quizá sea la última pieza clave para el partido, pero hay que comprender que solo con Andalucía no se gana España. A ver si comprendemos eso algún día y cambiamos el rumbo en ese sentido.

Para leer la transcripción completa de la entrevista, pinche aquí.

Anuncios

Publicado el 26 noviembre, 2014 en Entrevistas, España y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s