¿Ahora, una liga de tres?

Hace cuatro años nos quejábamos del bipartidismo existente en España. De que solo los dos grandes partidos políticos, PP y PSOE estaban en el poder y que a excepción de UCD en la primera legislatura después de la dictadura, habían sido los dos únicos partidos en alcanzar el poder. Mucho ruido y pocas nueces,  porque en las elecciones generales de 2011, el PP volvió a ganar y con él llegó de nuevo la derecha al poder para hacer sus políticas conservadoras e intentar deshacer las que había dejado el PSOE.

Trifulca tras trifulca entre PP y PSOE en el Congreso, echándose las culpas el uno al otro por la situación actual de España pero sin nada nuevo que ofrecer y llevar a cabo. Es verdad que las cifras macroeconómicas apuntan buenos datos pero no se refleja en la calle y en el día a día de la ciudadanía. Y el paro, que aunque se ha frenado la tendencia alcista y se ha “estancado”, no es suficiente para que la percepción de la gente cambie a un signo de confianza. Si a todo esto sumamos los casos de corrupción que están saliendo a la luz de imputados por parte sobretodo del partido actualmente en el poder, se ha creado un caldo de cultivo perfecto para que aparezca un partido con aires “nuevos” que ha calado en la sociedad.

En enero de 2014 nace Podemos y con ellos la alternativa para mucha gente y una verdadera opción de irrumpir en este partido de tenis en el que la pelota pasa de un campo a otro pero sin un claro vencedor. Podemos, definido como un partido de izquierdas,  con ideales políticos y programa que poco se diferencia al de Izquierda Unida, por mucho que ambos se nieguen a aceptarlo, ha irrumpido en el panorama político español con una fuerza que, creo, ni ellos mismos esperaban.

Hay otros partidos representados en el Congreso de los Diputados que, según las encuestas, han sido desplazados por una avalancha morada. Entre ellos están UPyD, Ciudadanos o IU que de alguna forma pretendían ser la bisagra de los grandes y ahora se han quedado con menos opciones de influir en un posible gobierno. Estos pequeños partidos con apenas representación en el Congreso o en el europarlamento son los que más sufren los latigazos de la coleta de Podemos, los más perjudicados, los hermanos pequeños de la familia por los que nadie mira ni se preocupa, a los que todo el mundo parece haber olvidado pero que están ahí y son tan válidos y con ideas propias como cualquier otro de sus mayores.

De todas formas las urnas y las papeletas introducidas por los votantes tendrán la última palabra dentro de un año, sino antes.

Anuncios

Publicado el 28 noviembre, 2014 en España, Opinión y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s