¿Un soplo de aire fresco?

Valladolid no es ciudad de cambios. O al menos no de cambios políticos. Sólo hay que comprobar la duración de los mandatos de los dos alcaldes que ha tenido Valladolid en democracia.

Sí, sí, dos. Con las primeras elecciones municipales democráticas llegó a la alcaldía el socialista Tomás Rodríguez Bolaños, que se mantuvo en su cargo nada menos que 16 años (1979-1995), hasta que el actual alcalde, el “popular” –en sus dos sentidos- Francisco Javier León de la Riva, le quitó el puesto. Y parece que le ha gustado, porque no lo suelta. En 2015 se cumplirán 20 años de mandato.

Con estos antecedentes, lo más lógico es pensar que en las próximas elecciones municipales de mayo de 2015 el señor de la Riva conseguirá la reelección e incluso aumentará el número de concejales -actualmente 17- y su gobierno se perpetuará por los siglos de los siglos… si la justicia no le echa antes.

Pero hay algo que hace pensar que estas elecciones nos serán como las anteriores. La crisis económica, que ha hecho mella en todos los ámbitos de la sociedad, y el clima de descontento por los recortes que se han llevado a cabo por el gobierno central, el autonómico e incluso el municipal han cambiado el panorama político y que está en el punto de mira de la ciudadanía por los múltiples casos de corrupción que devastan la confianza de la sociedad en sus gobernantes.

Fuente: Wikipedia

Fuente: Wikipedia

La irrupción de Podemos en el panorama político y su victoria en las elecciones europeas de hace unos meses ha dado alas a las múltiples iniciativas ciudadanas que esperaban su oportunidad para echarse a la calle y dar voz a la ciudadanía más desfavorecida por la situación.

Todas estas iniciativas que están tomando fuerza frente a los partidos políticos tradicionales tienen su base en el movimiento del 15-M, que fue un punto de inflexión entre la “vieja” y la “nueva” forma de hacer política: la toma de conciencia de la sociedad.

Y Valladolid no es una excepción. Iniciativas ciudadanas como Ganemos Valladolid están logrando el respaldo de los ciudadanos para presentarse a las próximas elecciones municipales y ya cuentan con el apoyo de partidos políticos como Izquierda Unida, EQUO o Podemos, que no se presentará con sus siglas.

Las líneas generales que definen a estas iniciativas ciudadanas, que se han extendido por todo el territorio nacional, son la transparencia, la participación mediante espacios reales de decisión ciudadana, los cargos revocatorios o las primarias abiertas, reivindicaciones que parece que están empezando a hacerse un hueco en la realidad política y a las que el poder ya no puede hacer oídos sordos.

A estos “soplos de aire fresco” aún les queda mucho por andar. El camino es largo y duro, y hay muchos interesados en que no lleguen a la meta. No se puede predecir el resultado porque la política, como la vida, depende de demasiados factores y no todos están a nuestro alcance.

Sólo queda esperar. Observar cómo se van moviendo las fichas en una guerra en la que las elecciones municipales son sólo una batalla.

Pero una cosa está clara, el señor de la Riva tiene que andarse con cuidado, pues aunque tenga 20 años de mandato a sus espaldas las cosas están cambiando, y no a su favor precisamente. Él, que aunque sufra de incontinencia verbal sabe muy bien lo que hace, es consciente de que se avecinan cambios en esto de la política.

Anuncios

Publicado el 10 diciembre, 2014 en Opinión y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s