De la mayoría silenciosa a la mayoría silenciada

El pasado jueves, justo después del día Internacional de los Derechos Humanos, el Gobierno de España, ha aprobado una ley que nos protege y nos defiende de las peores canalladas de nuestra sociedad: como el consumo de drogas en la vía pública o las manifestaciones en edificios públicos. Fíjense hasta donde llega la preocupación del Gobierno que hasta han decidido llamarla “Ley de Seguridad Ciudadana”. A grandes rasgos, esta hará que una persona que venda en el top manta tenga que pagar hasta 600€ de multa, o que una manifestación frente al Congreso o el Senado, cueste hasta 30.000€.  

“Si ya sabes cómo me pongo para qué protestas”

Inexplicablemente, hay muchos que se refieren a esta ley como la “Ley Mordaza”, porque dicen que coarta la libertad de expresión y el derecho a manifestarse. Estos insensatos son los mismos que con solo Internet consiguieron organizarse para crear el movimiento 15M; son los médicos que forman la marea blanca en defensa de una sanidad pública y universal; son las mujeres que con sus marchas por la dignidad han conseguido echar atrás una ley contra el aborto; y también son aquellas personas que luchan cada día por nuestros Derechos. Además, esta reforma dificulta el acceso a la justicia ya que a partir de ahora, ciertas faltas que antes se solucionaban por la vía penal de forma gratuita, pasan a pertenecer a la vía administrativa, que está sujeta al pago de tasas judiciales. Como ven ya está otra vez el Gobierno pensando en nuestro bien.

De hecho, para presentarnos esta reforma nos han dicho que es necesaria, conveniente y oportuna, que ha surgido motivada por los cambios en nuestra sociedad y el desarrollo tecnológico. Exactamente hacen alusión a “la aparición de nuevas manifestaciones de conductas antisociales que demandan una respuesta adecuada”. Se conoce que para ellos, desalojar una plaza con pelotas de goma o en mitad de la noche no es réplica suficiente.

[R]Evolución

Imagen de elplural.com

Imagen de elplural.com

Durante varios años las cosas estaban yendo muy bien para algunos, y lo suficientemente bien para otros. Los que blanqueaban, desviaban y estafaban con dinero público actuaban con alevosía, y sin hacer mucho ruido. Con este panorama ¿quién se iba a quejar? Pero las cosas están cambiando, ahora en España la clase media es casi inexistente y la clase baja ha aumentado. Los españoles, ya sean de izquierdas, centro, o derechas, están muy cansados de los abusos del poder, y esto ha hecho que las movilizaciones sociales aumenten. Mientras que en el 2005 apenas se superaban las cinco mil manifestaciones anuales, en el 2012 se superaron las veinte mil. Con estos datos es fácil deducir que, cuando el Gobierno habla de una norma necesaria, conveniente, y oportuna, se refiere en realidad a una norma que ayude a calmar este descontento social.

Menos mal que todavía quedan insensatos que deciden llamarle a las leyes por su nombre; que nos demuestran que protestar sí que ayuda a cambiar las cosas; y que si hacen todo esto no es por nuestro bien, si no por su miedo.

Fuentes: elpais.com; perpe.es y elperiodico.com

Anuncios

Publicado el 14 diciembre, 2014 en Opinión y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s