Óscar Sánchez: “Podemos llevaría a nuestro país a la ruina económica”

“Enganchado” desde muy joven a su “droga”, la política, Óscar Sánchez regresa al “mundillo”, tras tres años de ausencia, motivado por la regeneración de su partido con Luis Tudanca al frente. Sánchez es licenciado en Derecho y Ciencias Políticas y en la actualidad da clase de Derecho Constitucional en la Universidad de Valladolid. Durante 8 años ejerce de parlamentario en las Cortes de Castilla y León por el partido socialista y participa en la redacción del Estatuto de Autonomía de la Comunidad aprobado en el 2007. En febrero de 2011, se aleja de la vida política para centrarse en la docente, hasta este año, que se ha convertido en el secretario de Estudios y Programas de la nueva formación socialista. Nosotros hemos podido hablar con él.

Primera parte: sobre el Partido Socialista de Castilla y León (PSCL)

Comencemos por la polémica más actual del PSCL: la inmediata dimisión del ya exvicesecretario general del partido, Julio César Fernández. ¿Es posible que Luis Tudanca, líder de la formación socialista en la Comunidad, no supiera del pasado turbio de esta persona, como él mismo ha señalado en varios medios?

Es posible porque un secretario general no conoce de primera mano a todo el mundo que integra su ejecutiva. Yo en principio creo en la palabra de Tudanca porque su reacción ha sido inmediata: la “dimisión” de Julio César no ha sido una dimisión, sino un cese. Por eso estoy seguro de que si Tudanca hubiera sabido sus antecedentes por agresión y las irregularidades en su puesto como funcionario de prisiones y alcalde de Pajares, jamás lo habría elegido y se habría ahorrado todo este lío.

El secretario general de León, Celestino Rodríguez, fue quien recomendó a Tudanca el nombre de Julio César Fernández a pesar de tener pleno conocimiento sobre su controvertido historial. ¿Con qué intención?

Prefiero no aventurarme en este tema porque el socialismo leonés es muy complejo (ríe). En cualquier caso, si esta persona conocía el pasado de Julio César Fernández tendría que haberse planteado la posibilidad de que algo así perjudicara al partido. Cualquiera que tuviera dos dedos de frente lo habría hecho.

Óscar Sánchez

Óscar Sánchez

La recién elegida Ejecutiva Autonómica de Luis Tudanca, de la que usted forma parte, cuenta con una notable falta de apoyo: sólo el 65% de los delegados del consejo ha votado a favor y 95 votos han sido en blanco. ¿Cómo interpreta este resultado?

Analizando los hechos a posteriori, creemos que una parte de esos votos en blanco corresponde a leoneses disconformes con el nombramiento de Julio César Fernández y el resto a personas del sector de Julio Villarrubia. Es cierto que no se esperaba esta falta de apoyo (la más baja que yo haya visto en Castilla y León) principalmente porque Tudanca se había esforzado en integrar al máximo a partidarios del anterior secretario general del partido. De todos modos, la democracia es así. Me parece natural e incluso sano que se vean las discrepancias que puede haber en el seno de un partido político.

Este no es el primer síntoma de descontento en el partido. ¿Algún día dejará de ser la unidad del PSCL una utopía?
La unidad total nunca se puede conseguir porque en un partido político siempre hay gente que ve defraudadas sus expectativas; no se puede gustar a todo el mundo. Sin embargo, sí creo que los rifirrafes internos del partido desaparecerán y se llevará a cabo una política de integración porque, entre otras cosas, Julio Villarrubia tiene ya una cierta edad y no le queda mucho tiempo en la política.

Dejó la política en 2011 por motivos relacionados directamente con el por aquel entonces secretario general del partido, Óscar López. ¿Qué ha visto en Tudanca para volver al “ruedo”?

He visto a una persona joven, sensata, tranquila, nada prepotente, etc. Una persona que escucha y es dialogante. El partido socialista de Castilla y León necesita un proyecto estable y sólido muy a largo plazo; no podemos estar cambiando de líder cada dos o tres años. Por eso, es importante que éste sea una persona joven con mucho futuro por delante y con capacidad para dialogar, integrar y no crear conflictos.

Segunda parte: Sobre las nuevas formaciones políticas

En los últimos tiempos han surgido en Valladolid varias iniciativas y partidos políticos que promueven la democracia, la transparencia, los derechos humanos, etc. Es el caso de Ganemos, EQUO o Podemos. ¿Cómo interpreta la aparición de estas formaciones?

Creo que el auge de las mismas tiene mucho que ver con la insatisfacción de la gente (jóvenes en su mayoría) respecto a los dos grandes partidos: PP y PSOE. Por eso, EQUO o Podemos están ganando el apoyo de la juventud y de los abstencionistas que deja el bipartidismo. Es un fenómeno que habría que analizar y estudiar detenidamente, sin duda.

¿Cree en el carácter “revolucionario” de estas iniciativas?

A lo largo de la Historia, pienso que nunca ha habido ningún cambio duradero que se haya producido de forma revolucionaria. Es decir, las revoluciones están muy bien, pero al final todas fracasan y acaban convirtiéndose en dictaduras. Mi opinión es que las cosas se cambian a través de una vía reformista, aunque sea un proceso más modesto y menos espectacular. Por eso, creo que los programas de algunos partidos como Podemos, sobre todo en lo que a la redistribución de la riqueza se refiere, llevarían a nuestro país a la ruina económica. Y la ruina económica, por muy repartida que esté, es ruina para todos

Óscar Sánchez en un momento de la entrevista

Óscar Sánchez en un momento de la entrevista

¿Tienen alguna oportunidad estos nuevos partidos de cara a las municipales en Valladolid?

No veo viable que, por ejemplo, EQUO saque algo si “juega” solo. Otra cosa es que haya una confluencia entre todas estas nuevas iniciativas que se están gestando ahora mismo. Entonces sí vería posibilidades de representación.

Resulta inevitable fijarse en la cantidad de partidos pequeños con ideología izquierdista que existen en España. ¿Por qué una izquierda tan fragmentada?

Sí, la fragmentación es un problema de la izquierda en este país. ¿Por qué? Porque la izquierda siempre es mucho más crítica. La derecha, por definición, es conformista; nosotros todo lo contrario. Por ejemplo, si se da un caso de corrupción en la derecha, sus votantes siguen apoyando al partido como si nada, en cambio, si ocurre en la izquierda, la desafección es total.

Revalorice la política en unas líneas, por favor.

En la sociedad actual, muchos poderes privados están continuamente amenazando o condicionando nuestra libertad y la única manera de contrarrestarlos es a través del poder político. En otras palabras, a la gente que no somos multimillonarios, la política nos hace libres, ni más ni menos

Anuncios

Publicado el 14 diciembre, 2014 en Entrevistas y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s