Recortando salud

Hace unos días, el falso techo de una habitación del hospital Clínico de Valladolid se derrumbó cuando estaba ocupada por tres mujeres. Afortunadamente, no ha habido que lamentar daños personales, pero las críticas no han tardado en aparecer. Ya hace varios años que las obras de ampliación y reforma del centro sanitario llevaban dando qué hablar, tanto por el presupuesto como por la demora en los plazos de construcción.  Ahora que por fin se vislumbra su fin, tendrán que volver a empezar para mejorar las zonas más antiguas.

Sin embargo, los recortes en Sanidad no permiten realizar estas mejoras. Hasta ahora, se han ido instalando “parches” en las partes defectuosas pero no se han reacondicionado totalmente las plantas más afectadas. Está claro que la disminución del presupuesto en esta y otras áreas no solo perjudica a los profesionales y usuarios, sino también a las propias instalaciones y recursos de trabajo.

Muchos de nosotros hemos sufrido las consecuencias de estos recortes: largos plazos de espera –una semana para el médico de familia y más de seis meses para el especialista-, colapso de las consultas y de los servicios de urgencias, y menos profesionales para atendernos. Todo esto repercute directamente en nuestra propia salud, y es indispensable evitar que se sigan llevando a cabo estas medidas de austeridad para mantener uno de los pilares básicos de nuestro sistema del bienestar.

Anuncios

Publicado el 17 diciembre, 2014 en Opinión, Política Social y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s